E-Learning, redes sociales e inteligencia interconectada

See on Scoop.itAprender Jugando en Second Life

 

Por Javier Díaz Sánchez

Fuente: http://www.learningreview.com/mobile-social-learning/3418-e-learning-redes-sociales-e-inteligencia-interconectada

Responsable Laboratorio de Ideas de Formación Digital

(Mayo 2012)

 

A lo largo de la historia se han ido incorporando herramientas que han potenciado el intercambio de conocimientos entre pares. En la siguiente nota se analizará el impacto de las nuevas tecnologías y las redes sociales en la educación a lo largo del tiempo.

La calidad de nuestro aprendizaje depende de la calidad de nuestras conversaciones y de nuestras fuentes. Esta frase que podría ser avalada por muchos de los teóricos de la educación del siglo XXI, en realidad no representa nada nuevo si tenemos en cuenta que ya en el año 387 a. de C., Platón proponía como método de estudio el ejercicio dialéctico. La práctica constante de la reflexión y la evaluación de las creencias mediante la confrontación de ideas con otros participantes permitía alcanzar una comprensión crítica y profundizada de las cuestiones planteadas. A esto debemos añadir que a lo largo de nuestra historia se han ido incorporando tecnologías y herramientas que han potenciado este proceso de comunicación entre pares, y por tanto, facilitando el aprendizaje generativo a partir de estas relaciones.

Pensemos que desde nuestros orígenes incorporamos el uso de imágenes y letras para comunicarnos allí donde el ser humano estuviese presente (dibujando en cuevas, tallando láminas, reproduciendo libros a mano, imprimiendo siglos más tarde,…). Hemos creado diferentes sistemas de medida, hemos inventado el ábaco, el telescopio, el microscopio, la calculadora. Pero posiblemente nada sea comparable con el impacto que las tecnologías de la información están causando sobre el aprendizaje. Bien es cierto que inicialmente el uso de las TIC no representó cambios en el paradigma educativo sino únicamente en los medios empleados. Basta solo con analizar los primeros años en el sector del eLearning. Inicialmente, la Web fue considerada como un simple canal de distribución de contenidos paquetizados. Se sustituyó el aula física por una plataforma, se cambiaron los libros por contenidos multimedia y en algunos casos, el formador reproducía los métodos propios del enfoque conductista del aprendizaje. Pero hoy, tras años de maduración, cada vez existe más consenso en que la tecnología en el aprendizaje no es una cuestión instrumental sino metodológica.

“Hoy, tras años de maduración, cada vez existe más consenso en que la tecnología en el aprendizaje no es una cuestión instrumental sino metodológica”Los entornos virtuales de aprendizaje que tradicionalmente han estado centrados en los contenidos, ahora pasan a estarlo en torno a los usuarios. Las personas están en el centro de todo. Este axioma apoya la idea de que el contenido es dinámico, se construye individualmente gracias a la interacción con otros y fluye libremente. En este sentido, me parece una afirmación preclara lo que Stephen Downes ya decía en 2008:

 

“El modelo de eLearning, de aprendizaje basado en el contenido, producido por publicadores, organizado y estructurado en cursos y consumido por los estudiantes está agotado. Los nuevos modelos apuestan por la apertura. Se acabaron los jardines vallados: las redes sociales y de contenidos distribuidos a través de servicios son el futuro.”

 

En este ecosistema digital cada vez más complejo, el uso generalizado de las redes sociales está impregnando a la sociedad de una nueva forma de comunicarnos, de relacionarnos y de enfrentarnos a problemas locales y/o globales que representan un cambio cultural sin retorno. Por esta razón, las redes sociales representan una clara oportunidad para el sector de la formación en general y del eLearning en particular. Entre otras cosas porque para los alumnos, las redes sociales se han convertido en su entorno natural y es allí donde se generan los contenidos y las conversaciones que más les interesan (y ya no es una cuestión únicamente de jóvenes). Ante esta nueva realidad, parece necesario descentralizar el protagonismo del formador para aprovechar las capacidades y experiencias de todas las personas implicadas en una determinada acción formativa. Bajo mi punto de vista, el objetivo es impulsar el cambio de redes de ocio a redes de cultura, pasando del aprendizaje aislado, individual, al aprendizaje social, colaborativo y ubicuo.

“El objetivo es impulsar el cambio de redes de ocio a redes de cultura, pasando del aprendizaje aislado, individual, al aprendizaje social, colaborativo y ubicuo”Así las cosas, la ubicuidad del aprendizaje viene representada por las posibilidades que nos ofrecen los dispositivos móviles y, en este sentido, es justo reconocer el protagonismo creciente del mLearning. De hecho, posiblemente esta modalidad será la que más auge cobrará en los próximos años en el sector de la formación gracias al alto grado de penetración que tienen estos dispositivos entre usuarios de todo tipo. Tengamos en cuenta que esta importancia creciente del mLearning se ve favorecida por dos fenómenos consustanciales a nuestros días, en primer lugar, la evolución tecnológica que se traduce en mayores prestaciones y un menor coste de adquisición, y en segundo lugar, la tendencia demográfica. En relación con esto último, me parece importante considerar el efecto que tiene el continuo proceso migratorio hacia las zonas urbanas en detrimento de los ámbitos rurales. De hecho, las ciudades europeas albergan el 80% de la población europea. Estos desequilibrios provocan la aparición de colapsos en determinados servicios como el trasporte, la sanidad, etc. provocando que ciertos aspectos de nuestra vida cotidiana nos obliguen a tener que soportar largas esperas. Precisamente en estos momentos es cuando cobra mayor sentido el consabido adagio de “el tiempo es oro”, es decir, la necesidad de optimizar nuestro tiempo en pos de aprovechar cada minuto de nuestra existencia. Por tanto, el mLearning es la respuesta del sector eLearning a las necesidades de una sociedad abocada al nomadismo diario y en la que impera el aquí y ahora.

 

Para concluir, me gustaría compartir con vosotros una cita textual de un interesante libro de Don Tapscott y Anthony D. Williams, Wikinomics. En ella se recoge la esencia de lo que he querido plasmar en esta humilde contribución.

“La era de la inteligencia interconectada en red es una era de oportunidades. No se trata solo de la interconexión en red de la tecnología, sino de la interconexión en red de los seres humanos mediante la tecnología. No es una era de maquinas inteligentes, sino de seres humanos que, mediante redes, combinan su inteligencia conocimientos y creatividad para conseguir avances en la creación de riqueza y el desarrollo social. Es una era de nuevas y enormes oportunidades, con un potencial inimaginable.”

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: